Encuentros Nacionales

Tercer Encuentro Nacional de Puntos de Cultura

La constitución de una Comisión Nacional de Puntos de Cultura y de un Consejo Cultural Comunitario fue uno de los grandes logros del 3º Encuentro Nacional de Puntos de Cultura de Argentina, realizado del 30 de noviembre al 2 de diciembre en el Centro Cultural San Martín, en Buenos Aires. Las dos instancias eligieron  a sus miembros durante los foros regionales, temáticos y de redes realizados en el evento.

Estuvieron en el encuentro argentino Cacau Arcoverde y Alice Monteiro Lima, dos integrantes de la Comisión Nacional de Puntos de Cultura de Brasil (CNPDC), para contar la experiencia de gestión compartida. Cacau es coordinador del Punto de Cultura Orquestra Sertão, en la ciudad de Arcoverde (Pernambuco), y miembro de dos grupos de trabajo de la CNPDC: el Grupo de Trabajo  (GT) Integración Latinoamericana y el GT Pernambuco. Alice, a su vez, es representante del Pontón Cariri Território Cultural (PB), del GT Redes y Pontones y del GT Paraíba.

“La experiencia brasileña nos sirvió para validar lo que veníamos proponiendo como metodología de armado de la Comisión: la selección por regiones, el trabajo del contenido a través de grupos de trabajo, la idea de reuniones periódicas al año”, afirmó Diego Benhabib, coordinador del Programa Puntos de Cultura, del Ministerio de Cultura de la República Argentina. “También incorporamos la idea de responsables sustitutos y definimos trabajar de forma co-gestiva la Comisión, formando parte de la misma representantes del programa”.

Intercambio

Alice Monteiro y Cacau Arcoverde subieron al escenario del Centro Cultural San Martín el segundo día del encuentro, en la apertura de los foros, para hablar de la experiencia brasileña. “Fueron 10 años de debates hasta  que pudiésemos institucionalizar en el Congreso la Ley Cultura Viva. Sería interesante que ustedes no cometiesen los mismos errores”, dijo Alice, citando como ejemplo la dificultad de comprensión de la función de la CNPDC en la estrategia de desarrollo de esta política cultural. “La comisión tiene que ser una instancia de representatividad reconocida por el Ministerio de Cultura, porque las decisiones son conjuntas. Es la gestión compartida la que permite el desarrollo de este programa.”

Responsabilidades

El cuidado en la elección de los representantes también fue un punto destacado por la paraibana. “Les toca a ustedes conocer lo que hace el Punto de Cultura en la región, además del poder de articulación y liderazgo. Como se trata de un trabajo no remunerado, es necesario tener compromiso, responsabilidad. No podemos pensar solamente en un tema, como danza, circo o música. Tenemos que defender la cultura como derecho humano. Todos tienen sus dificultades, sus demandas, pero la CNPDC tiene un único foco: garantizar la democratización y el acceso a la cultura para todas las comunidades. Es necesario respetar todas las luchas de todas las clases y toda la diversidad cultural que hace el pueblo, sea brasileño o argentino.”

En Argentina la Comisión Nacional de Puntos de Cultura será el espacio de encuentro de los representantes de los nodos regionales del país. Por medio de reuniones presenciales y/o virtuales, los miembros articularán el trabajo con el equipo del Programa Puntos de Cultura. Entre sus responsabilidades están la de promover la difusión de la red a nivel nacional e internacional; participar de las instancias de selección de nuevos Puntos de Cultura, promover la organización sectorial de la cultura comunitaria y acompañar el armado del Consejo Cultural Comunitario, en articulación con otras redes temáticas pre existentes que forman parte del sector; acompañar el trabajo y el fortalecimiento de los Puntos de Cultura, a través de instancias de cogestión y participación definidas con el Estado.

En los foros regionales realizados los días 1 y 2 de diciembre, se eligieron a  los 14 representantes de las regiones culturales del país (dos por región) que formarán parte de la Comisión Nacional. Además de ellos, participarán del grupo dos personas del Ministerio de Cultura. “No es una cuestión intervencionista, sino de trabajo y esfuerzo en función de un objeto común”, aclaró Benhabib. “Tenemos la convicción de que trabajando en conjunto será mucho más fácil la institucionalización de la comisión y la posibilidad de participación e incidencia en la política de Puntos de Cultura.”

Los 14 miembros de la Comisión Nacional también conformarán el Consejo Cultural Comunitario, al lado de otros 10 nombres que surgieron en los cinco foros temáticos y de redes promovidos durante el encuentro. De cada uno de los siguientes foros salieron dos nombres: “Colectivos de comunicación popular”, “Colectivos artísticos/grupos de teatro comunitario/expresiones del carnaval”, “Centros culturales independientes y autogestivos”, “Bibliotecas populares, clubes sociales y deportivos y espacios educativos” y “Colectivos de diversidad”.

La idea, cómo resaltó Diego Benhabib, era que se llegara a un consenso de quiénes deberían ser los miembros de la Comisión Nacional y del Consejo Cultural Comunitario durante los foros regionales, temáticos y de redes, teniendo en cuenta que la representación la asumiría el Punto de Cultura, no una persona. “No van a asumir individualmente. No será Juan Pérez el representante, sino la organización”, afirmó el coordinador.  “La lógica es trabajar en cogestión, desde el ministerio y las organizaciones”.

Líneas de trabajo

Diferente de la Comisión Nacional de Puntos de Cultura, que se encargará de la articulación con el Programa Puntos de Cultura, el Consejo Cultural Comunitario tendrá como misión la articulación con la Dirección Nacional de Diversidad y Cultura Comunitaria. Su  principal objetivo será diseñar -a través de instancias abiertas y participativas en todo el país- el Plan Nacional de Cultura Comunitaria 2018-2028. Este plan, elaborado con participación de todas las redes y organizaciones que trabajan a nivel nacional y regional, presentará líneas de trabajo y propuestas pensadas específicamente para el fortalecimiento y desarrollo del sector de la cultura comunitaria, instrumentos formativos, de financiación, promoción y articulación con el Estado.

Los integrantes de la Comisión Nacional de Puntos de Cultura de Argentina y del Consejo Cultural Comunitario fueron anunciados por Alberto Ingold, del Centro Cultural La Fragua de Villa Elisa (Entre Ríos), en el cierre del encuentro. “Nos comprometemos a reunirnos los primeros meses de 2017 para poder avanzar en el proceso de reglamentación de estas instancias y construir una agenda de trabajo que retome los puntos y temas de interés que discutimos democráticamente en cada uno de los foros regionales, temáticos y de redes”, afirmó Ingold tras divulgar los nombres de la organizaciones elegidas y sus suplentes.

El encuentro

El Programa Puntos de Cultura, implementado por el Ministerio de Cultura de la República Argentina, se creó hace cinco años, inspirado en la experiencia brasileña iniciada en 2004. La iniciativa propone fortalecer el trabajo de las organizaciones que, a través de proyectos culturales, promueven la inclusión social, la revalorización de la identidad local, el fomento de la participación ciudadana y el trabajo colectivo. Además, se constituye en una política que estimula el trabajo mancomunado entre la sociedad civil y Estado. Actualmente, la Red Nacional de Puntos de Cultura de Argentina cuenta con 650 organizaciones.

Más de 600 de esas organizaciones participaron del 3º Encuentro Nacional de Puntos de Cultura. El evento, que reunió unas mil personas, fue pensado como un espacio de intercambio de experiencias, con instancias de formación, debate y exposición a lo largo de tres días. El primero de ellos contó con una serie de capacitaciones simultáneas. Entre los talleres estaban los de “Gestión cultural en organizaciones”, “Registro audiovisual”, “Presentación de proyectos culturales” y “Diseño de páginas web”.

El segundo día empezó con ocho mesas de exposiciones, realizadas al mismo tiempo en espacios diferentes: ““Cultura, territorio y desarrollo”, “Movimiento de Cultura Viva Comunitaria”, “Cultura y participación ciudadana”, “Identidades, saberes comunitarios y diversidad cultural”, “Descolonización y despatriarcalización”, “Arte y transformación social”, “Cultura y comunicación” y “Derechos culturales”. A continuación se hicieron los foros regionales y temáticos.

El encuentro también contó con una serie de conferencias, conversatorios y muestras artísticas. La mañana del tercer y último día fue dedicada a “Experiencias Iberoamericanas de Cultura Viva Comunitaria”, con presentaciones de iniciativas destacadas en la región distribuídas en tres temáticas, “Creación colectiva”, “Creatividad comunitaria” y “Trabajos de identidad”. Sebastián Gerlic, uno de los invitados de la mesa “Creación Colectiva”, habló sobre la experiencia de la ONG Thydewá, de Bahía, Brasil (donde está el Pontón de Cultura Esperança da Terra).

“Haber estado presente fue un honor impar”, comentó Sebastián. “Siento que Brasil tuvo una bella oportunidad de compartir sus aventuras y desventuras en cuanto país con ‘más experiencia’ en relación a un programa de cultura comunitaria impulsado por un gobierno. Fue importante contar cómo, con 10 años de mucha acción, Brasil logró transformar este programa en política pública. Por un lado, Brasil abrió caminos, mostró posibilidades, demostró victorias acumuladas. Por otro, se nutrió con las ricas acciones que están ocurriendo en otros países y reavivó los ánimos de muchos de los Puntos de Cultura”.